sábado, 11 de octubre de 2008

El arte con identidad cultural: El arte latinoamericano


Mtra. Carmen Bravo Ordoñez


El concepto de arte nació en Occidente, en la Europa del Renacimiento, reclamando la autonomía de lo humano frente a lo sagrado. Privilegió a lo individual frente a lo social, glorificando al artista como genio y ser excepcional.

Con el Renacimiento, la belleza se convierte en categoría fundamental y alcanza su máxima expresión a mediados del siglo XIX en un esteticismo idealista que consagra el arte por el arte como premisa y un sólido instrumento de dominación cultural propia de una élite metropolitana, que será asumida sin cuestionamientos por las burguesías periféricas.

Tal estética se fundamenta en la belleza idealizada en el inasible sentido de lo bello y no en la naturaleza misma del arte, que no siempre gira en torno a lo bello y lo sublime, existiendo miles de obras de valor estético que simbolizan otras cosas. Mientras el arte occidental estuvo desde los griegos hasta fines del siglo XIX determinado por las formas naturales y el realismo -aunque con altibajos- mantuvo su vigencia a lo largo de este siglo. En tanto, el arte no occidental evidenció siempre una gran independencia frente a las formas naturales, determinándose por lo simbólico. Por ejemplo, la estética prehispánica tiene sentido teocrático y está conformada por sus rituales, y su representación gráfica conformada por líneas geométricas aplicadas incluso a la figura humana y deidades. Aquí, el sentido de lo bello es diferente de la estética occidental pero, al igual que en otros campos, Europa impuso, a través de su historia, sus propios conceptos estéticos en reglas de validez universal, sin indagar ni considerar antes las prácticas de otras culturas.

Citando al crítico y teórico del arte latinoamericano Adolfo Colombres, se puede afirmar que "Ningún arte verdadero se da al margen de todo grupo social, de un contexto cultural que le confiera sentido.”1. Influenciados por un falso universalismo, muchos artistas latinos crearon aquí como si fueran europeos o norteamericanos y como si no pertenecieran a un mundo dominado, sino a las metrópolis que regulan las modas, y eso segregó su obra apartándola de la auténtica universalidad. Paul Klee decía que “La percepción visual es pensamiento visual”2, lo que implica que éste último condiciona a aquélla. Este pensamiento visual carecerá de sentido si no busca desde un comienzo su autonomía orientada hacia una autodeterminación estética, que ha de darse en un contexto del pensamiento nacional y americano, lejos de ese falso universalismo con el que se nos coloniza, pero sin caer en lo opuesto : el nacionalismo ni el chauvinismo.

Para conceptualizar el arte con identidad, ha de considerarse la conjugación de tiempos, el pasado, presente y futuro. Necesitamos el pasado, sin duda, pero como un impulso hacia la compenetración con el presente y en el presente; estar conscientes de la complejidad del mundo actual, inmerso en la tecnología y los medios masivos de comunicación: fotografía, cine, tv, videojuegos, internet, que conforman la cultura visual. Y es insuficiente el presente, en tanto el arte tiene la misión, como toda creación cultural, de cambiar constantemente el presente y los lenguajes visuales de la colectividad. Por consiguiente, el cambio conceptual ha de proyectarse al futuro; cualquier cambio conceptual del arte, tendrá que darse dentro de los términos de la cultura occidental y recurrir al espíritu más subversivo, que suele apelar al primitivismo, entendiéndose no como una voluntad de regreso sino a una invocación antropológica que estimula la actualización de lo primario del hombre o la humanización de la actualidad.
Si consideramos también la propuesta de Juan Acha, teórico y crítico del arte latinoamericano, cuando afirma que: “Exagerando lo literal de la originalidad, solemos recurrir a lo prehispánico, negando así el mestizaje e ignorando la falsedad de los dilemas, viejo o nuevo, universal o nacional 3, vamos entonces a reconocer que somos el resultado de una "transculturización" y que, para lograr el arte con identidad latinoamericano, debemos aceptar y asumir tanto lo occidental como lo ancestral de las culturas primigenias que mejor nos capacita para cambiar el arte y cambiarnos a nosotros mismos, hasta llegar a los extremos más inconcebibles y más autóctonos. ”Nuestra cultura es y será por mucho tiempo mestiza", (dice JJ. Acha)3.

Para concluir este breve análisis pongo a consideración estas reflexiones:

  • Para lograr un arte con identidad cultural es necesario lograr una independencia cultural y reconocer las dos vertientes de nuestro mestizaje cultural, lo occidental y lo prehispánico.
  • No podemos cambiar nuestro arte ni a Latinoamérica sin que nos cambiemos a nosotros mismos, asumiendo, rescatando y revalorando los elementos culturales que nos han formado: Occidente y nuestro mestizaje, éste y el autoctonismo. Porque el arte con identidad cultural corresponde y sirve a una colectividad, convirtiéndose en testigo de su realidad y a la par, invención de ella; en este caso de América Latina.

1 Adolfo Colombro. Mitos, ritos y fetiches. Ensayo sobre el arte latinoamericano. Argentina. 1979.

2 Citado en Juan Acha. Hacía una independencia visual del arte. Perú. 1979.

3 Op. Cit.

* Carmen Bravo es pintora, escultora y restauradora por la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes de Perú. Actualmente enfoca su obra y sus investigaciones estéticas hacia los mitos y leyendas prehispánicas y realiza un análisis sobre el sincretismo de los "Angeles Arcabuceros del siglo XVII en Perú", su tesis de maestría. El arte que ella realiza mitifica un pasado popular y lo reconcilia con la occidentalidad. Las líneas inspiradas en el renacimiento italiano otorgan a sus cuadros una actitud prerrafaelista a su obra y la sumergen en un ambiente onírico y contemporáneo.

Afhit Hernández

 
Hotel Andorra barato de montaña para Trekking. Mapas y Rutas en Andorra: Hotel Paris Encamp céntrico cerca pistas ski. Expertos en trekking, senderismo, hacer camino, rando, escalar y aventuras todo el año. Ofertas incluyen forfaits, Caldea, guías, comidas. Suites con hidromasaje e Internet.Aki - Turismo en Argentina Active.ws - Free URL Redirection